Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

miércoles, abril 19, 2017

Poema inédito de Pablo de Rokha

Poema "Las comunas populares", publicado el 16 de febrero de 1965 en el periódico chino Diario del Pueblo. Este poema pertenece al libro inédito del poeta, China roja, el cual en su versión en español (inédita), de acuerdo a antecedentes recopilados en la prensa, consta de 50 poemas. En China se publicó, en 1965, una versión en chino que incluye 20 poemas bajo el título de Canto dedicado a Pekín. El original de China roja (Al parecer existe una versión manuscrita y otra tipografiada), según se ha podido saber, se encuentra en manos de un coleccionista y una copia en manos de un académico. Razones que han impedido que el libro China roja pueda ser publicado. La Fundación De Rokha no ha podido obtener los originales ni copia de ellos, a pesar de ser los titulares de los derechos de autor.

miércoles, abril 05, 2017

Entrevista a Dauno Tótoro



Se ha reeditado una edición revisada y actualizada de La cofradía blindada (Planeta) del periodista y escritor Dauno Tótoro Taulis. Subtitulada: “Autonomía, negocios e insubordinación de las Fuerzas Armadas chilenas”, da cuenta con claridad de la actividad de los militares en la sociedad chilena desde, durante y después de la dictadura. Donde han jugado un papel que va más allá de lo permitido por la ley, pasando por el crimen y la corrupción. Dauno Tótoro recibió el Premio Latinoamericano de Periodismo José Martí en 1995, y es autor de los libros de crónica periodística y ensayo Camino Verde, EZLN, el ejército que salió de la selva (1994), Zapatistas (1995) y Ser de izquierda (2002),  además de cuentos, relatos y novelas, entre ellas La sonrisa del caimán.

LEER ENTREVISTA EN:
http://alejandrolavquen.cl/entrevista_daunototoro.htm

martes, abril 04, 2017

El lobby feroz



(Catalonia, 349 pág.). Lobby es una palabra que se tomó la tribuna pública desde que la turbia relación empresarios-políticos salió a la luz con todos sus pormenores. En este libro Renato Garín González da cuenta de ello. Un primer capítulo se refiere a la ley del lobby, el segundo habla de la industria del lobby y el tercero explica el contexto político. Entre los lobistas más influyentes surge siempre el nombre de un personaje: Enrique Correa, ex ministro del presidente Patricio Aylwin.

Sobre el libro, la periodista Beatriz Sánchez expresa en el prólogo que se trata de “un relato que parece salido de una serie de televisión política, somos testigos de las verdaderas negociaciones en el Parlamento. No las que vemos a través de los canales de televisión de la Cámara y del Senado, sino lo que ocurre en los pasillos, en oficinas, en restoranes y en casas particulares. Lo que alguna vez –en forma bastante impune, por lo demás- el senador Andrés Zaldívar llamó ‘cocina’. Allí es donde se ‘hacen’ o negocian las leyes, donde caben unos pocos”.
                                        
¿Es el lobby sinónimo de corrupción?
“El lobby no es corrupción, sin embargo, sus lógicas pueden mezclarse en el llamado ‘tráfico de influencias’ que es cuando una autoridad recibe una prebenda o un pago por realizar una gestión o tomar una decisión”.

¿Qué opina de la ley del lobby?
“Es una ley a la chilena, donde los lobbistas no tienen grandes responsabilidades legales, por ejemplo no sabemos cuánto cobran”.

¿Existen lobbistas que busquen el bien común y no el de particulares?      
“Las ONG, las fundaciones, los sindicatos son ese tipo de ‘lobbistas’ buenos que señalas”.

lunes, abril 03, 2017

¿Cuándo se jodió Chile? Memorias para la democracia



(Catalonia, 183 pág.). Claudio Fuentes. Con prólogo de Jorge Baradit. La tónica del libro es poner ante el lector una serie de episodios, documentos, leyes, testimonios (como el de María Graham, por ejemplo), etc. Y en cada uno va surgiendo la interrogante de si fue en ese momento cuando se jodió Chile. Jorge Baradit dice en el prólogo que “este libro da en el clavo. Va al año 1850 para entender un hecho de 1900, retoma lo ocurrido a comienzos del siglo XX para iluminar la crisis de nuestra década. Entiende que la historia es política y debe discutirse como parte de los ingredientes del diálogo actual, siempre”.                         
           
¿Cuál fue el criterio de selección de lo cuentas?
Seleccioné una serie de hitos en la historia de Chile que son relevantes en el proceso político, ello incluye reformas electorales significativas, cambios legales relevantes,  e hitos significativos de la historia republicana (la independencia, el centenario, la ocupación de la Araucanía, matanzas obreras). La idea es, a partir de traer a colación textos de la época, observar cómo se ha relatado en el pasado el proceso político y observar que algunas claves relatadas son--sorpresivamente--muy similares al momento actual.

¿Le falta memoria a los chilenos?
No creo que pueda dar un juicio certero sobre aquello. No obstante, mi inquietud con el tema de la memoria es sobre lo que recordamos, que que cuánto recordamos.  Se ha construido una memoria de la historia republicana como una construcción sólida, institucional, se suele pensar a Chile como una excepción de estabilidad institucional y democrática. Pero, cuando analizamos la forma en que se construyó aquella democracia, descubrimos personas imperfectas, con fuertes incentivos personales y egoistas. La naturaleza humana no es la nobleza sino la codicia y eso es lo que queda reflejado en mi texto.

Chile se jodió en algún momento, es claro. ¿Qué hacer para que no lo sigan jodiendo? 
Primero, se requiere observar el pasado de otro modo.  Si no idealizamos el pasado y lo consideramos como lo que fue, entonces buscaremos no retornar a una ilusión que no existió (el mito republicano), sino que intentaremos construir una democracia distinta: más participativa, más ciudadana, menos anclada en tradicionales formas de relacionarnos. Solemos pensar en soluciones personalistas--que alguien ilustre nos salvará--cuando en realidad, la democracia no depende de soluciones individuales sino de la construcción colectiva; se requieren nuevos arreglos institucionales que velen por el interés de las mayorías y no por el juicio de los pocos. No requerimos una democracia plebiscitaria por ejemplo (donde el o la presidenta de la república--desde arriba--tiene la facultad de convocar a plebiscitos). Por el contrario, requerimos una democracia desde abajo, donde es la ciudadanía organizada que, con un número de firmas, pueda llamar a un referendum.

domingo, abril 02, 2017

La farsa de la democracia chilena

Nuestra “democracia” se prepara para una nueva puesta en escena: la elección presidencial y parlamentaria 2017. Los candidatos se autoproclaman servidores públicos, privilegiando, por sobre su existencia personal, trabajar por el bien común. Sacrificio que, evidentemente, consideran suficiente mérito para ser electos o reelectos. En los hechos, sucede todo lo contrario. La democracia chilena es una farsa. Una dictadura de los partidos políticos que sólo buscan beneficiarse a costa del Estado… 

LEER ARTÍCULO COMPLETO EN: 
http://opinion.cooperativa.cl/opinion/politica/la-farsa-de-la-democracia-chilena/2017-03-27/063149.html

sábado, marzo 25, 2017

Violeta Parra en sus palabras


Añadir leyenda
(Catalonia/ Ediciones UDP, 114 pág.). Volumen que reúne entrevistas a la folclorista dadas entre 1954 y 1967. La edición estuvo a cargo de la periodista y especialista en música popular, Marisol García. Para concretar este trabajo debió realizar una ardua búsqueda de material en radios, diarios, revistas y hemerotecas. Se podría decir que leer estos textos, de “propia voz” de Violeta Parra, es adentrarse en una breve biografía de su pensamiento sobre la música y lo social, así como en sus penas y alegrías, tanto personales como colectivas. Violeta Parra tenía una manera muy peculiar de interpretar el mundo, no carente de humor e ironía, como lo demuestra en esta respuesta a una pregunta que le hacen en 1966: “Folclóricamente: ¿cómo definiría usted al pueblo chileno? ¿Alegre, triste, picaresco, dicharachero, pesimista?” … “Realmente no puedo definir a nuestro pueblo. Creo que son los presidentes los que tienen la palabra en esta materia, pues son ellos los que juegan a la pelota y nos definen a su propio gusto y antojo”.