Que otros brinquen por el camino de la gloria y el provecho, de paga me contento con un poco de rocío y de lluvia. Ho Xua Houng, poeta vietnamita

jueves, noviembre 16, 2017

Después de vivir un siglo. Una biografía de Violeta Parra



(Lumen, 552 pág.). Una biografía de Violeta Parra escrita por el periodista Víctor Herrero A. El autor antes había publicado el libro Agustín Eastman. La biografía desclasificada del dueño de El Mercurio (Debate, 2014), lo que le valió obtener el Premio Municipal de Santiago, categoría ensayo. En esta ocasión nos conduce por un profundo e intenso recorrido por la vida de la cantautora y folclorista Violeta Parra (San Carlos, 1917-Santiago 1967), de quien se conmemoran los 100 años de su nacimiento. La biografía es meritoria en varios aspectos y no cae en especulaciones faranduleras ni en zalamerías hacia la protagonista, lo que ya es un mérito.

Se teje una historia de Violeta Parra de acuerdo a antecedentes concretos, a testimonios de quienes convivieron con ella ya sea afectivamente o por situaciones de trabajo. No la vemos arriba del pedestal mítico que suele rodearla. Podemos enterarnos de primera mano de sus luces y sombras, incluso gracias a sus propios testimonios, los que dejó en algunas cartas a sus amigos y parientes. Se reconocen sus conflictos familiares, en especial con sus hijos Ángel e Isabel debido a su carácter explosivo cuando las cosas no se hacían de acuerdo a sus deseos o ideas. Un asunto interesante es la relación con su hermano poeta Nicanor y con Roberto, autor de las cuecas choras, así como con otros artistas y escritores, entre ellos Neruda y De Rokha. Respecto a sus viajes a Europa, en tres ocasiones, se cuentan con bastante detalle, lo mismo que su relación con los artistas de la llamada Nueva canción Chilena, cuyo punto de reunión era la peña de sus hijos. Su militancia comunista, a su manera si se quiere, también queda demostrada. En el caso de su suicidio, los pormenores son mostrados sobre la base de testimonios de quienes estuvieron con ella en los últimos días y horas de su vida. Existe una carta que dejó a su hermano Nicanor, pero que este jamás ha hecho pública.

No hay comentarios.: